Comunidad

Junto con nuestros socios, adoptamos una perspectiva a largo plazo, trabajando con los cultivadores de cacao para mejorar las prácticas de producción, al mismo tiempo que encaramos los retos sociales más cruciales en las comunidades donde viven los cultivadores y sus familias.

Creemos que este enfoque combinado ofrece el mejor potencial para mejorar la productividad agrícola, incrementar los ingresos familiares y mejorar la calidad de vida de las familias y de las comunidades.

Las comunidades rurales muchas veces carecen de infraestructuras y servicios básicos, como el acceso al agua, la atención sanitaria básica o las escuelas. Las mujeres, que contribuyen al trabajo agrícola tanto como a la gestión de las tareas familiares y domésticas, suelen tener oportunidades más limitadas en educación, propiedad de la tierra y generación de ingresos.

En nuestras actividades de desarrollo comunitario trabajamos con las comunidades y los grupos de productores de cacao para determinar las necesidades y aportar soluciones en cuatro ámbitos fundamentales: protección de menores, empoderamiento femenino y educación

 

Protección de menores

Nuestra visión de las prósperas comunidades cacaoteras es una en la que todos los niños puedan asistir a la escuela y estén protegidos de trabajos perjudiciales. Junto con los socios, reforzamos la importancia de la escolarización durante nuestra formación para los productores de cacao, y trabajamos con las comunidades para concienciar sobre el trabajo infantil, comprender mejor sus causas y desarrollar soluciones constructivas.

Women’s empowerment

Una prioridad fundamental, es incluir a las mujeres en la formación, en las actividades administrativas y de gestión de los grupos de productores y otras oportunidades de desarrollo empresarial. Apoyamos la alfabetización y la formación en aptitudes empresariales, y trabajamos con mujeres y grupos comunitarios de mujeres para crear oportunidades de generar ingresos.

Educación

La educación es la piedra angular del desarrollo. Promover la matriculación y la asistencia a la escuela, así como apoyar a los niños con kits escolares y cursos complementarios, son las principales actividades.

Estamos trabajando para ayudar a cubrir las necesidades expresadas por las comunidades y los grupos de productores. Nuestro objetivo es crear entornos de aprendizaje más accesibles, seguros y adecuadamente equipados para los niños y jóvenes de las zonas cacaoteras.

Espero dar ejemplo a otras mujeres de mi pueblo, para que vean que hay una forma de que obtengan independencia financiera y sean fuertes y orgullosas. Cuando enseño a otras mujeres y veo el efecto que esto tiene en ellas, en su confianza y en su independencia, me siento muy orgullosa. Todas las mujeres deberían tener la oportunidad de sentirse así."

Yvonne Amenan Konan, cultivador de cacao/instructor de cultivadores, Costa de Marfil